Falacia de la Planificación

(4 minutos de lectura) ¿Cuántas veces ha retrasado la entrega de un proyecto porque subestimó el tiempo requerido para su ejecución? Ven a leer el texto de hoy para entender por qué siempre cometemos este error

Falacia de la Planificación

(4 minutos de lectura)


Cuantas veces al levantarte planificas tu día punto por punto incluyendo tu horario de trabajo, actividad física, un poco de ocio y diversión, ¿pero cuando te sientas frente a la computadora te das cuenta de que subestimaste el tiempo necesario para realizar una actividad y el tiempo paso... paso y 12 horas después no pudiste completar ni una sola de las actividades?

Para la psicología, este acto de ser optimista con el tiempo necesario para desarrollar una tarea tiene un nombre: Falacia de Planificación.

Todos los días somos víctimas de la falacia de la planificación, y no es porque posterguemos o porque carezcamos de la madurez o el conocimiento para realizar una determinada tarea. Es simplemente por optimismo en la planificación de nuestro tiempo, después de todo, ¿quién no quiere incluir decenas de actividades en un solo día? Pero la mayoría de las veces subestimamos el tiempo y nos frustramos por no poder completar todo lo que planeamos.

¡En el texto de hoy hablaremos un poco más sobre cómo evitar esta frustración causada por la falacia de la planificación!


PERO ¿QUÉ ES LA FALACIA DE LA PLANIFICACIÓN?
 
El concepto de falacia de planificación fue creado por los economistas y psicólogos Daniel Kahneman (Premio Nobel y autor del libro “Rápido y Lento”) y Amos Tversk, es el nombre que recibe un sesgo cognitivo que explica cómo los humanos tendemos a subestimar el tiempo tomará completar una tarea, jurando que tomará menos tiempo del que realmente tomará. Este fenómeno a veces ocurre independientemente del conocimiento del individuo de que las tareas anteriores de naturaleza similar tardaron más en completarse de lo planeado normalmente.

En 2003, Kahneman amplió esta definición a la tendencia a subestimar no solo el tiempo sino también los costos y riesgos de estas acciones. De acuerdo con esta definición, la falacia de planificación da como resultado no solo sobrecostos, sino también sobrecostos y reducción de beneficios. Así, vemos proyectos por todo el mundo que se retrasan y acaban costando mucho más de lo esperado y miles de planes de negocio se hunden rápidamente.

La investigación confirma que la falacia de planificación es mucho más común de lo que pensamos. En las escuelas y universidades, se puede observar tanto entre los estudiantes como entre el personal. En el área de TI, en particular, los estudios muestran que menos de un tercio de los proyectos cumplen con el plazo inicial.

La falacia de la planificación también puede ayudarnos a comprender por qué las personas no presentan sus declaraciones de impuestos a tiempo, año tras año, dejan sus compras navideñas para el último minuto y, a veces, llegan tarde al trabajo. En todos los casos, los retrasos pasados no disminuyen las posibilidades de cumplir el plazo en el futuro. Es decir, ya tenemos experiencias en estas actividades y, aun así, año tras año seguimos atrasados.

Esto se debe a que, una teoría es que la falacia de la planificación es el resultado de nuestra tendencia más amplia a centrarnos en los detalles de un escenario en lugar del panorama general, lo que Kahneman llama considerar la "visión interna". Y el problema es que nuestros incumplimientos de los plazos suelen deberse a factores menos predecibles y más generales, como distracciones provocadas por otras tareas, dificultades de desplazamiento o incluso enfermedades.

Son contratiempos como los mencionados antes los que probablemente nos han hecho perder los plazos en el pasado. Ahora bien, reconocer este hecho puede ayudarnos a anticipar algunos de estos problemas en el futuro. Sin embargo, al centrarnos demasiado en detalles muy específicos de nuestra tarea actual e ignorar nuestras experiencias pasadas, no tenemos en cuenta las posibilidades de retrasos y errores.

Las circunstancias de los proyectos actuales y pasados pueden no ser exactamente las mismas, pero estas experiencias pasadas pueden servir como base para ayudar a establecer una línea de tiempo más realista, que puede refinar con detalles específicos.


¿CÓMO EVITAR LA FALACIA DE LA PLANIFICACIÓN?

Estos son algunos consejos para evitar esos retrasos en la entrega de proyectos que mantienen a los profesionales de TI despiertos por la noche:

1) No subestimes tus experiencias previas, son fundamentales para que seas realista y respecto al tiempo de ejecución de cada tarea.

2) Organice su lista de prioridades para no perder el tiempo en tareas no esenciales.

3) Aprende a delegar tareas si es posible.

4) Si es necesario cambiar alguna fecha de entrega, lo hago lo antes posible, así tu cliente tendrá tiempo de organizarse.

Siguiendo estos consejos, somos menos propensos a la improductividad, sin mencionar que podemos mejorar mucho la calidad de vida.


¿Te gustó nuestro contenido? Así que síganos en las redes sociales para estar al tanto de más información y siga nuestro blog.


Referencia:
https://bit.ly/3KTQAkW
https://bit.ly/3MepHZm
https://bit.ly/3jQFAZy
Comparte este artículo en tus redes sociales:
Califica este artículo:
[yasr_visitor_votes size=”medium”]

CONTENIDO

Nuestros artículos más recientes

Lea sobre las últimas tendencias en tecnología
Blog 23-05-min
¿Te apasiona la programación y siempre buscas formas de sobresalir en tu...
Blog 21-05
La tecnología Blockchain está transformando varias industrias a través de aplicaciones descentralizadas...
Blog 16-05
En este texto hablaremos de un tema clave en la programación: el...

Extra, extra!

Assine nossa newsletter

Fique sempre atualizado com as novidades em tecnologia, transformação digital, mercado de trabalho e oportunidades de carreira

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur. Venenatis facilisi.